La montanera en la dehesa extremeña

marzo 2, 2016

MontaneraLa fase de la Montanera va desde octubre a febrero que es el periodo de maduración de la bellota. Durante esos meses los cerdos están en libertad y movimiento en la dehesa comiendo en abundancia y preparándose para el periodo de escasez, el verano, donde la base de su alimentación es el cereal. La dehesa es un ecosistema único en el suroeste peninsular: una extensión de bosques, arbustos y flores en el que predominan las encinas, los alcornoques y los quejigos y cuyo fruto es la preciada bellota, la cual puebla sus suelos en abundancia. Con toda su hermosa soledad la dehesa extremeña: El nombre proviene de «defensa», un vocablo castellano con el que se denominaba al terreno acotado para el libre pastoreo. Hablamos de inmensas extensiones de terreno, pobladas de encinas, alcornoques y olivos, sobre una alfombra de hierbas silvestres, jara y romero, donde el único signo de vida humana es la presencia de cortijos en la lejanía. Es el hábitat del cerdo ibérico, que permanece en montanera -es decir, pastando en libertad bellotas y hierbas silvestres- entre el mes de octubre y el comienzo de la primavera.

Durante los 2 años de vida del cerdo 100% ibérico, éste pasa dos veces por la Montanera. En el último año, éstos llegan a la dehesa con 90 kilos, que es su peso estructural y en tres meses suelen llegar a alcanzar las 12 y 14 arrobas, esto es, entre 140 y 160 Kilos. Para alimentarse, los cerdos caminan hasta 14 kilómetros al día, en busca de bellotas y otros frutos que van encontrando como setas, raíces, plantas aromáticas, hierbas. Pero también lo es del ganado ovino y vacuno, herencia de una tradición que se remonta a la Antigüedad, pues los romanos ya eran hábiles aprovechando la dehesa. Es fácil avistar aquí especies silvestres como cigüeñas, buitres, águilas, ciervos y jabalíes.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.